Letanías de nuestros tiempos

Malditos sean los pobres de espíritu, que se alimentan solo del dinero que les sobra. Benditos los caídos en desgracia, porque ya no tienen nada más abajo donde caer. Malditos sean los mercenarios profesionales que se dedican a barrenar los sueños del prójimo. Benditos sean los niños porque siguen creyendo que mañana todavía saldrá el... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑