Cienta y el padre

A pesar de los años, podría escribir durante horas y horas sobre aquellas muchachas. Conservo tanto de ellas; sus risas, sus miradas furtivas por la ventana, los silencios de las tardes de lluvia, las charlotadas en el comedor tras el almuerzo. Aún hoy, retazos de recuerdos de cada una de ellas sobreviven en mi memoria.... Leer más →

Adios a Praga

El reloj avanzaba insaciable, arrastrando los últimos rescoldos de la tarde. Pavel Chejniev se asomó a una esquina de plaza de San Venslao y oteó en todas las direcciones. Satisfecho, se subió las solapas del gabán con aire resuelto y retomó el paso en dirección a Hlavni Nadrazi, la principal estación de ferrocarril de la... Leer más →

Cuarenta en bastos

Tinieblas sepulcrales. Cañón cenital de luz nítida, de esos que se usan en los mutis por el foro. Barra repleta; ni un alma a la vista. Por todas partes, copas medio vacías. Humo; mucho humo. Todo el humo del mundo. Una chaqueta olvidada ahí, un bolso perdido allá. Suelo de cáscaras de cacahuetes. Algún que... Leer más →

Me aburro (digitalmente hablando)

No se tú, pero yo, es que últimamente me aburro una enormidad cada vez que me meto en redes sociales. Por eso lo hago cada vez menos. Y eso que yo era de los que antes se metía cada cinco minutos, a ver qué se contaba la gente. Pero es que, de un tiempo a... Leer más →

Otoñea en el horizonte

Que se quiebren los cielos. Que se inhiban las gaviotas. Que duerman los somormujos. Que se haga oscura la noche. Que se multipliquen las nubes y cubran el firmamento. Que se avente la mies. Que se pise la uva y que mane la sangre del tinto joven. Que el puerco se prepare para la matanza.... Leer más →

La silla vacía

Lo peor de cumplir años no son las arrugas, ni los michelines, ni las agujetas dominicales. Lo peor de cumplir años son las despedidas. Lo peor de cumplir años es pasar una tarde sombría en el hospital, sujetando la débil mano de alguien que ha formado parte de tu vida (un familiar, un amigo, un... Leer más →

Sus Satíricas Majestades, Les Luthiers

La primera vez que descubrí a Les Luthiers en una vieja televisión en blanco y negro - por aquel entonces, Internet no era más que un juguete peligroso en las iracundas manos de militares yankis - me temí lo peor; aquellos excéntricos y remilgados argentinos vestidos cual maitres de un decadente restaurante parisino de segunda... Leer más →

Es para morirse de la risa

Casi todos los años publico un relato corto unas horas antes de que la débil luz otoñal sucumba al imperioso paso de la Noche de Difuntos. Podría hacerlo en la noche de Halloween pero los que me conocéis ya sabréis que soy un clásico. Me quedo mil veces antes con El Monte de las Ánimas... Leer más →

La Hoguera de las Vacuidades

Ayer, sin ir más lejos, dejaba una reflexión en Facebook. Al respecto del conflicto de Cataluña, miraba las publicaciones en Facebook y no me sorprendía observar que, en la mayoría de los casos, se evitaba el tema del día, de la semana, del mes, del año. Algo lógico, si obviamos el minúsculo, insignificante y ridículo... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑