La silla vacía

Lo peor de cumplir años no son las arrugas, ni los michelines, ni las agujetas dominicales. Lo peor de cumplir años son las despedidas. Lo peor de cumplir años es pasar una tarde sombría en el hospital, sujetando la débil mano de alguien que ha formado parte de tu vida (un familiar, un amigo, un... Leer más →

Rolando versus Ronaldo

Conocí a Rolando hace treinta años y un mes. Ya era viejo, por aquel entonces. Rolando, me refiero. Me enganché a él desde el primer día. Sabía desde el principio que iba a suceder. Era uno de los libros que me aprovisiono al comienzo del verano. El nombre prometía. La Torre Oscura. "El hombre de... Leer más →

Cada cuarenta y ocho de julio

5 de abril. Mi último post lo escribí un 5 de abril. De 2016. Desde entonces, no había escrito ni una palabra. 474 días de espacio en blanco son muchos para alguien que sufre de una irrefrenable diarrea narrativa, pese a esta prosa tan retorcida que se empeña en huir de temas de esos de... Leer más →

Dulcemente me mata

Como siempre que me pongo a escribir, me acabo de tomar un café. Con azúcar. Qué le voy a hacer, soy un temerario. A tenor de lo que se lee por ahí, me consta que me estoy jugando el pellejo alegremente. Porque según los cánones (hoy), tomar azúcar equivale a una muerte lenta y dolorosa.... Leer más →

Tortugas

Las tortugas marinas (las Cheloniidae, por ejemplo) tienen una fea costumbre. Gustan de nadar a su libre albedrío por los cálidos mares del Sur para, de súbito y sin previo aviso, trasladarse hacia alguna playa desierta, excavar un hoyito en la arena y enterrar en él sus huevos - refrescante práctica, según me han contado... Leer más →

Reinvéntate y verás mundo, majete

Me encanta lo esotérico que se está volviendo últimamente el mundillo del management. Desde luego, estos señores cuando les da por ponerse estupendos, no hay kaiku que se les resista. Y es que tienen salida para todo. ¿Alguna vez has visto anuncio en el que se vende piso con muchas posibilidades, muy luminoso, ideal para... Leer más →

Imprescindibles versus Impresentables

Nadie es imprescindible. Seguro que tú también has oído esta frase alguna vez. Es una de esas sentencias que reptan por los ambientes laborales ofreciendo deliciosas manzanas verdes a diestro y siniestro. Nadie es imprescindible es una fórmula laboral que equivale a decir: "recuerda que te podemos dar la patada cuando nos salga de los... Leer más →

Quiero ser un ficus

El otro día quedé para comer con un viejo amigo, Iñaki Martín. El bueno de Iñaki, todo lo que tiene de gran profesional se queda corto comparado con la excelente persona que esconde tras su cara de niño incapaz de romper un plato. Si en este país, te dieran un premio por darle al coco -... Leer más →

El Plan B

Esta semana ha sido demasiado extraña. Todo comenzó el martes con una alerta en Whatsapp. Pensaba que sería una de las tantas que recibo a diario. Supuse que sería alguien que quería venderme algo; gajes del oficio. Hasta que la abrí y leí un mensaje que decía: Te has unido al grupo Comida del 14 de... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑