Se Vende

Caminando sin rumbo por las calles desiertas de los domingos, a esas horas extrañas en las que hay más confesionarios abiertos que bares de copas amargas, me encontré con un mercadillo de esos que los viejos tanto gustan de recorrer para reconciliarse en sus rincones con los rastros de otros tiempos, que fueron los suyos.... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑