La democracia no es daltónica, dialogar no es hablar

Mi mano derecha me pertenece. No me consta que tenga ninguna intención de tomar las de Villadiego. Ni encuentro razón lógica para que así fuera. Pero aunque lo pretendiera, mi mano se queda donde siempre ha estado; al final de mi brazo derecho. Tengo razones de peso para ello: Mi mano siempre ha pertenecido a... Leer más →

Anuncios

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑