A un metro bajo tierra

— No te acerques más a mí — le espetó a la cara, poniendo buen cuidado en hacer provisión de odios furibundos — No te conozco, no se quien eres, no te he visto nunca. Así que no te me acerques más y déjame en paz. El vagón del metro quedó sumido en el silencio.... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑