Otoñea en el horizonte

Que se quiebren los cielos. Que se inhiban las gaviotas. Que duerman los somormujos. Que se haga oscura la noche. Que se multipliquen las nubes y cubran el firmamento. Que se avente la mies. Que se pise la uva y que mane la sangre del tinto joven. Que el puerco se prepare para la matanza.... Leer más →

La silla vacía

Lo peor de cumplir años no son las arrugas, ni los michelines, ni las agujetas dominicales. Lo peor de cumplir años son las despedidas. Lo peor de cumplir años es pasar una tarde sombría en el hospital, sujetando la débil mano de alguien que ha formado parte de tu vida (un familiar, un amigo, un... Leer más →

Sus Satíricas Majestades, Les Luthiers

La primera vez que descubrí a Les Luthiers en una vieja televisión en blanco y negro - por aquel entonces, Internet no era más que un juguete peligroso en las iracundas manos de militares yankis - me temí lo peor; aquellos excéntricos y remilgados argentinos vestidos cual maitres de un decadente restaurante parisino de segunda... Leer más →

Es para morirse de la risa

Casi todos los años publico un relato corto unas horas antes de que la débil luz otoñal sucumba al imperioso paso de la Noche de Difuntos. Podría hacerlo en la noche de Halloween pero los que me conocéis ya sabréis que soy un clásico. Me quedo mil veces antes con El Monte de las Ánimas... Leer más →

La Hoguera de las Vacuidades

Ayer, sin ir más lejos, dejaba una reflexión en Facebook. Al respecto del conflicto de Cataluña, miraba las publicaciones en Facebook y no me sorprendía observar que, en la mayoría de los casos, se evitaba el tema del día, de la semana, del mes, del año. Algo lógico, si obviamos el minúsculo, insignificante y ridículo... Leer más →

Rolando versus Ronaldo

Conocí a Rolando hace treinta años y un mes. Ya era viejo, por aquel entonces. Rolando, me refiero. Me enganché a él desde el primer día. Sabía desde el principio que iba a suceder. Era uno de los libros que me aprovisiono al comienzo del verano. El nombre prometía. La Torre Oscura. "El hombre de... Leer más →

Cada cuarenta y ocho de julio

5 de abril. Mi último post lo escribí un 5 de abril. De 2016. Desde entonces, no había escrito ni una palabra. 474 días de espacio en blanco son muchos para alguien que sufre de una irrefrenable diarrea narrativa, pese a esta prosa tan retorcida que se empeña en huir de temas de esos de... Leer más →

Dulcemente me mata

Como siempre que me pongo a escribir, me acabo de tomar un café. Con azúcar. Qué le voy a hacer, soy un temerario. A tenor de lo que se lee por ahí, me consta que me estoy jugando el pellejo alegremente. Porque según los cánones (hoy), tomar azúcar equivale a una muerte lenta y dolorosa.... Leer más →

Tortugas

Las tortugas marinas (las Cheloniidae, por ejemplo) tienen una fea costumbre. Gustan de nadar a su libre albedrío por los cálidos mares del Sur para, de súbito y sin previo aviso, trasladarse hacia alguna playa desierta, excavar un hoyito en la arena y enterrar en él sus huevos - refrescante práctica, según me han contado... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑