No me vengas con cuentos

Con toda probabilidad, Walt Disney pasará a la Historia con todos los honores por su reconocida capacidad para inventar bubólicos mundos de cartulina y personajes de tinta y papel con orejas. Sin embargo, dudo mucho que nadie le pida cuentas jamás por alguno de los abismales males que ha sembrado con su legado. No creo... Leer más →

Supervivencia Zen

Hoy quiero compartir con vosotros un consejo que hace poco me dio alguien que sabe más que yo de esa cosa extraña que es vivir: "En esta vida todo tiene un precio, tanto lo que hacemos como lo que dejamos de hacer. Al final, todo se resume a determinar el impacto de unas y otras... Leer más →

Detener el tiempo

Querida Sandra Hoy es tu cumpleaños y, probablemente, a estas alturas ya habrás agotado la paciencia de todos los adultos de casa mientras andas sembrando el terror por los pasillos con tus nuevas muñecas y esparciendo papeles de embalaje, gritos y alboroto a tu paso. Al fin y al cabo, ocho años no se cumplen... Leer más →

Volver

Partir es como morir un poco. Así reza el dicho popular. Sin embargo, la partida siempre es más dura para el que queda que para quien se marcha. Quien se queda debe aprender a convivir con la ausencia, con el hueco que deja quien nos ha abandonado. Cuánto más intenso sea lo que nos une... Leer más →

Las cuatro velas de Adviento

Cuatro velas. Sólo cuatro tenues luces vigilantes, como única iluminación. Un momento para encontrarte contigo mismo y con Dios. Reflexión, recogimiento, oración. De todas las simbologías del imaginario católico, ninguna me llama tanto la atención como las cuatro velas que iluminan los días del Adviento. Quizás porque suponen el único símbolo que adorna al sobrio... Leer más →

Un balón, una escalera y tres monjes rezando

Hoy me ha sucedido uno de esos sucesos extraños que te hacen cuanto menos reflexionar sobre el mundo en el que vivimos y nuestra forma de afrontarlo... Ayer, en un momento de prisas y urgencias - como todo buen sábado que se precie -, estuve reordenando mi coche para habilitar dos sillas suplementarias para mis... Leer más →

Letanías de nuestros tiempos

Malditos sean los pobres de espíritu, que se alimentan solo del dinero que les sobra. Benditos los caídos en desgracia, porque ya no tienen nada más abajo donde caer. Malditos sean los mercenarios profesionales que se dedican a barrenar los sueños del prójimo. Benditos sean los niños porque siguen creyendo que mañana todavía saldrá el... Leer más →

El secreto del girasol

El girasol es, probablemente, una de las plantas más inteligentes que jamás hayan existido; estira su cuello y gira su cabeza constantemente para no perderse los rayos del sol en ningún momento del día. Su indecisión es proverbial, no lo voy a negar. Nada que ver con las soberbias hortensias o las petulantes rosas que... Leer más →

Lo peor que le puede pasar a un suegro

 A mi suegro le han dado recientemente una de las peores noticias que se le pueden dar a un hombre. Andrés – le dijo el médico, muy serio, mirándole fijamente a los ojos –, definitivamente te tienes que poner a dieta. Y se quedó tan campante el hombre. El médico, me refiero. A mi suegro... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑